Ghostpital-es

La afición a la medicina empezó sobre los trece años. En casa había muchos libros de medicina perteneecientes a mi padre. Desde el clásico "Medicina Natural" del que se decía Dr. Wander (un farsante a mi entender) hasta la clásica "Consulta" (una enciclopedia médica familiar coleccionable en fascículos), pasando por múltiples libros sobre distintas especialidades; aunque principalmente sobre análisis clínicos.

Después empecé a realizar "experimentos" sobre anestesia con éter etílico en ranas y lagartijas. En una ocasión llegué a fabricar óxido nitroso calentando lentamente, sobre un infiernillo eléctrico en una especie de retorta metálica que fabriqué con una carga de gas vacía (Flamminaire?) y un codo metálico de una lámpara vieja una cantidad de NH4NO3.

Más adelante conseguí cloroformo para narcosis de la marca "Riera Córdoba", en la droguería "Bidón" de Sevilla, a uno de cuyos dependientes sobornaba con restos de la revista "Play-Boy" que compraba en el instituto a bajo precio (las página buenas las recortaba el vendedor y se cotizaban a un valor más alto, pero yo compraba el resto de la revista a una peseta, creo recordar). El cloroformo era enormente tóxico para los animales y había que tener "mucha mano". Tenía casi quince años cuando lo usamos por primera vez. Pero poco a poco fuimos adquiriendo más experiencia en el manejo de estas sustancias y el fin que le dábamos era realizar intervenciones quirúrgicas en animales de todo tipo. Sobre todo a raíz de comprar en la librería Sanz de Sevilla el libro "Transplante experimental de órganos vitales" de Demijov, que me costó sobre 300 pts.

Posteriormente llegué a utilizar el Dehidrobenzperidol como coadyuvante con la anestesia con éter, pues resultaba que en intervenciones largas el gasto de éter era enorme y las borracheras que pillábamos al inhalar esta atmósfera no eran nada desdeñables (la foto que sigue está realizada a finales de 1973, en mi casa, donde habíamos practicado una esplenectomía a un ratón).

Tras la operación

Por fin, tras comenzar medicina, asistimos al Hospital militar de Sevilla, donde inyecté mi primer pentothal a un paciente (¡un gramo entero!), para después de mucho pensarlo, opté por realizar la especialidad de Anestesiolgía-Reanimación. Y desde aquí sigue la trayectoria de esta afición que después se convirtió en profesión.

Esta fotografía que sigue, se realizó cuando terminé la especialidad de anestesiología en el Hospital Universitario "Virgen Macarena" (Sevilla), el 30 de septiembre de 1981, con Tomás Iruarrizaga Aboitiz (con el que aprendí mis primeros pasos en la especialidad desde el tiempo de estudiante de medicina) y con el Dr. Ruiz Carmona (ORL).

Acabada la especialidad
Tras acabar la especialidad, el 30 de septiembre de 1981

Más fotos:

Cabra 1
En Cabra, julio de 1984
Cabra 2
En Cabra, fin de año (1987-88)
Cabra 2
Inauguración del nuevo hospital de Osuna, el sábado 10 de abril de 1993. Aquí el primer paciente que se intervino ese mismo día por la noche

¿Quieres leer más? Utiliza la barra superior para navegar